Las energías renovables son inagotables, respetuosas con el medio ambiente y también muy interesantes a nivel económico. Gracias a estos factores se está produciendo, desde hace algunos años, un cambio de actitud hacia las mismas entre los propietarios, proyectistas técnicos y arquitectos

Beneficios de las calderas de Pellets

Las calderas de pellets son las tradicionales calderas que sirven para cubrir las necesidades de calefacción y agua caliente. Su única y gran diferencia es el combustible que se utiliza para su funcionamiento.

A diferencia de las calderas habituales que funcionan con gas o electricidad, estás funcionan con pellets. Los pellets, también conocido como biomasa sólida, son cilindros milimétricos elaborados con serrín natural seco que se comprime y se le da forma.

Es un producto totalmente natural que no contiene ningún tipo de aditivo.

Ventajas de las calderas de pellets

Para empezar, al ser un producto 100% natural no contaminan y además no son tóxicos, por lo que si se derrama alguno por casa no hay ningún problema. Además, es muchísimo más económico que los tradicionales tipos de caldera.

Además la instalación de las calderas de pellets es de lo más sencilla y segura, por lo que no supondría un problema. En Madrid ya existen hasta comunidades de vecinos que cuentan con instalaciones completas.

A su vez, una vez que esté instalado no necesita de abundante mantenimiento. Las tecnologías están avanzando cada vez más en este sector y las calderas son de mejores condiciones.

Por lo que una revisión anual sería más que suficiente para mantener un control seguro del aparato. En el caso del almacenaje del pellet, se requiere de espacio para poder guardarlo. Sin embargo, son cada vez más los establecimientos que venden este tipo de productos con varios tipos de pesajes y cantidades.

Como ya hemos dicho anteriormente, este tipo de calderas son más rentables que las tradicionales. Aunque la inversión inicial sea costosa, se rentabiliza en 2-3 años; algo más rápido en zonas de más frio.

Funcionamiento de las calderas de pellets

Los pellets se introducen dentro de la caldera con las manos por un conducto de succión. Para que pueda funcionar es necesario llegar la caldera de pellets.

Es la propia caldera la que inicial el funcionamiento automáticamente y dosifica el combustible en función de las necesidades del hogar. Cuando la caldera se pone en marcha se enciende una resistencia que quema los pellets.

Cuando los sensores detectan el calor, que hay llama y que la estufa está encendida comienza a funcionar la ventilación y distribuye el aire caliente. Desde el panel de control se puede manipular el cualquier momento la temperatura de la calefacción y el termostato.