Las energías renovables son inagotables, respetuosas con el medio ambiente y también muy interesantes a nivel económico. Gracias a estos factores se está produciendo, desde hace algunos años, un cambio de actitud hacia las mismas entre los propietarios, proyectistas técnicos y arquitectos.

Geotermia

La energía geotérmica es una de las fuentes de energía menos conocida pero de la más eficiente. Se trata de una energía de producción continua y gestionable que se encuentra almacenada bajo la superficie de la tierra en forma de calor a una temperatura constante durante todo el año. Es una energía limpia que aprovecha el calor del subsuelo para climatizar de forma ecológica, permitiendo un ahorro del 75% en la factura energética y una reducción de las emisiones de CO2.

Presenta importantes ventajas respecto a otros sistemas de climatización renovables, ya que es uno de los pocos que permiten obtener refrigeración, calefacción y agua caliente sanitaria con la misma instalación.

La climatización o calefacción geotérmica permite extraer o ceder energía en forma de calor al subsuelo a través de diferentes sistemas de captación. El más utilizado debido a su fiabilidad y rendimiento es la captación geotérmica vertical, que consiste en extraer o ceder calor de la tierra mediante sondas de captación en circuito cerrado, realizadas a una profundidad de entre 80 y 150 m.

Resultan ideales para climatizar viviendas unifamiliares, con piscina climatizada, ya construidas o en construcción, invernaderos, naves industriales, hoteles, edificios de pisos, etc. y siempre trabajando con sistemas de baja Tª (suelo radiante, radiadores de baja Tª, fancoils,...)

Bombas de calor